¡No lo azoten!

¡No lo azoten!

En medio de la interpretación del vía crucis, un perro se mostró incómodo al ver cómo Jesús, que cargaba su cruz, era azotado. El peludo saltó contra los brazos de los romanos para impedir que siga el castigo.

 

Notas Relacionadas