Argentina: Enfrentará juicio el paraguayo que descuartizó a su mujer con amoladora

Argentina: Enfrentará juicio el paraguayo que descuartizó a su mujer con amoladora

Waldo Servián Riquelme es un paraguayo acusado de asesinar a Liliana González Ayala el 15 o 16 de marzo del 2019. Él huyó refugiándose en Paraguay y 50 días después de su búsqueda se entregó ante las autoridades paraguayas que posteriormente lo extraditaron.

Para la Fiscalía no hay dudas que él fue responsable de asesinar a González y luego cortó en 25 partes a su esposa. «Actuó con odio y total menosprecio», describió el fiscal del caso quien obtuvo la aprobación del juez de la causa para elevar este feminicidio a juicio oral.

«El aquí acusado la mató, la descuartizó, la afeó, la desechó en una cloaca pretendiendo eliminar hasta la mas mínima imagen femenina», continuó el fiscal.

NOTA RELACIONADA: ‘Feminicida de la amoladora’ se esconde en Paraguay hace 45 días

Incluso planificó dejar a sus hijos al cuidado de otros familiares para estar a solas con la víctima en las horas del crimen. Aparentemente, el motivo fue una disputa entre la pareja que se estaba separando y se discutía sobre la venta de la vivienda.

Los intervinientes encontraron los restos de González en una olla que fueron sometidos a un proceso de cocción. También encontraron un horno eléctrico, un cuchillo lleno de sangre y la «amoladora angular» con sus discos que fueron utilizados para despedazar el cadáver. La cabeza seguía en la bañera en donde se habría cometido el asesinato. «Estaba rapada y las orejas amputadas», detalla en su acusación el agente.

Los restos habrían sido entregados a un perro para que se los coma, así como también habría tirado parte del cuerpo a la cloaca luego de desmontar el inodoro. «Se contabilizaron 25 fragmentos del cuerpo».

NOTA RELACIONADA: Se entrega paraguayo acusado de descuartizar a su pareja en Argentina

González se intentó defender porque tenía cortes en la mano. La probable causa de muerte fueron dos puñaladas en la quijada.

Todo estos actos «no solo dan cuenta de la aparente intención de deshacerse de todo ello en pos de su impunidad, sino que ponen de destaco el odio y total menosprecio de quien fuera su concubina, con una destacada y singular pero calculada y sádica manifestación de ira», continuó el fiscal, según TN.